Usted está aquí: Inicio / Relatos / Trabajadoras del hogar. La formación de un Sindicato.
 Trabajadoras del hogar. La formación de un Sindicato.

Trabajadoras del hogar. La formación de un Sindicato.

Comments
por Marcelina Bautista Última modificación 04/09/2015 01:14
Era la una de la tarde del pasado domingo 30 de agosto y ya había más de medio centenar de trabajadoras del hogar reunidas para discutir la constitución de su sindicato.

Details

Marcelina Bautista con un vestido rojo, una de las convocantes y quién por más de 15 años ha trabajado en este proyecto iba de un lado a otro, nerviosa, hablando con sus compañeras antes de iniciar la sesión. No dejaba de sonreír.

Semanas antes había salido una convocatoria para reunirlas. Había mujeres de todas las edades aunque la mayoría jóvenes, algunas con niños en brazos, otras de mayor edad, con mayor experiencia, ya que por muchos años han realizado trabajos en el hogar. Acostumbradas a la puntualidad la mayoría había llegado antes de la hora convocada, estaban expectantes del momento de iniciarse su asamblea.

Marcelina tomó el micrófono para iniciar la reunión, en la mesa principal estaban las mujeres convocantes.  Explicó que por muchos años se ha buscado defender el trabajo en el hogar pero se han enfrentado a la resistencia de los patrones, a una gran indiferencia del gobierno por lo que era necesaria la creación de un instrumento propio que ayudará a capacitar y organizar a miles y miles de mujeres que se dedican a esa actividad. Mencionó que son más de dos millones de personas que se dedican a la misma y que se encuentran en total abandono laboral.

Podía observar, mientras hablaba Marcelina, las miradas atentas de las mujeres convocadas, que asentían a cada frase que se pronunciaba por la discriminación de la que han sido objeto por muchos años.  Se pidió que propusieran entre ellas quien pudiera dirigir la asamblea, una presidenta de debates, una secretaria y dos escrutadoras. 

Nombres de varias de ellas se escuchaban y se iniciaba una primera votación para designarlas.  Fueron designados las cuatro personas para dirigir la reunión, entre ellos un hombre, de los poquísimos en la reunión. Ana Laura Gaspar, también trabajadora del hogar, fue electa como presidenta de debates y con mucha seguridad tomó el micrófono para pedir a las reunidas opinaran la conveniencia de formar un sindicato.

Miraba como varias de ellas levantaban la mano, escuchaba que entre ellas se decían que era necesario ante tanto desprecio de muchas de las personas que las emplean. Mencionaron la necesidad de que el sindicato que se formara fuera nacional. En la sala había mujeres que habían llegado al Distrito Federal desde los estados de Chiapas, Colima y Estado de México.

Cuando se escucharon las opiniones para constituirlo en ese momento, la presidenta de debates mencionó que debía decidirse en voto secreto.  Que la importancia del acto lo exigía.

He estado en muchas reuniones, en constituciones de varios sindicatos y nunca había observado que se decidiera en voto secreto la formación de una organización gremial.  Estas mujeres estaban dando el ejemplo a seguir.

Una a una, iban pasando para depositar su voto en una pecera de cristal, habilitada de urna transparente para depositar su voto.  Al terminar fueron sacando cada papeleta hasta anunciar que la decisión de las presentes era constituir un sindicato nacional de trabajadoras y trabajadores del hogar.  Muchos aplausos se escucharon y abrazos entre ellas.

Decidieron constituir también en voto secreto, una secretaría general colegiada integrada por tres mujeres trabajadoras del hogar: Marcelina Bautista Bautista, Ana Laura Aquino Gaspar y Esperanza Martha Leal Morales.  Muy pocas organizaciones en México tienen esta forma de dirección compartida y también es una experiencia que pondrán en práctica para demostrar su operatividad.

La asamblea constitutiva duró casi cuatro horas, eran casi las 5 de la tarde y las mujeres que constituyeron su sindicato no se movían, no perdían ninguna de las acciones ni frases que se discutían.  Había mucha emoción de quienes estábamos en ese lugar.

Rosario Ortiz, una sindicalista de muchos años les tomó la protesta y les dijo que no aceptaran imposiciones de fuera, que dieran muestra que puede existir un sindicalismo auténtico para mejorar las condiciones de cientos de miles de mujeres, que ese sindicato había sido fruto del trabajo de muchas personas y que ahora era realidad.

En el salón estaban Inés González, la abogada Edith Ramírez, Claudia Vázquez, Ana Sofía Pablo, Mary Goldsmith entre otras, quienes por muchas años han acompañado este proyecto, observando todas ellas, en una mesa de al lado como estas mujeres que se han dedicado a trabajos del hogar tomaban un decisión tan importante.  Organizarse por ellas mismas y buscar respeto a sus derechos.

Quedan muchos retos en adelante, el más importante, lograr su registro ante las autoridades del trabajo, convencer que el propósito fundamental de un sindicato de trabajadoras del hogar es que se respete la ley para ellas.  Un reto que en este país para los gobernantes el exigirlo es una verdadera insolencia.  Que sean tratadas con dignidad, que se respeten sus horarios, que se les otorgue seguridad social, que se les pague un salario digno y justo; que se les considere personas con derechos, que no se les discrimine, que no se les explote y sobre todo que sean reconocidas y respetadas.

Quedan muchos sueños, muchas esperanzas para convertirlas en realidad. El primer paso lo han dado, sin duda la organización es el camino para alcanzar sus metas, como una nueva organización que lucha por sus derechos laborales nos ha dado el ejemplo de que es posible la formación de sindicatos democráticos en nuestro país.

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx      Twitter: @Manuel_FuentesM

Source: lasillarota.com

Story Type: News

comentarios de blog provistos por Disqus